¿Por qué soy negativo?

¿Por qué soy negativo?

Ser negativo es algo que se aprende. Si si, posiblemente hubo algún acontecimiento en tu vida que te marcó y a partir de entonces comenzaste a sentirte negativo para un determinado contexto o pensamiento. Y digo posiblemente, ya que para saberlo habría que «investigar» algunas cosas más. De todas formas, si ante la pregunta «por qué soy negativo«, no le encuentras una respuesta clara, igual este artículo te puede ayudar a entender algunos aspectos.

Por qué soy negativo, … y los demás no lo son

Antes de continuar tendrías que hacerte la siguiente pregunta:

  • ¿Eres negativo siempre?
  • ¿Es que ahora mismo estás negativo o negativa?
  • ¿O en cambio te sientes negativo en un determinado contexto?

No vamos a ser dramáticos.

Cualquier persona se siente negativo alguna vez, sobre todo cuando pensamos sobre el futuro de las cosas en un momento en que «todo lo que me rodea va mal«.

Es normal sentir desesperación, y la horrible sensación de que «nada puedo hacer para cambiar esto, por mucho que quiera«.

Precisamente, cuando estamos mal, tristes y todo lo vemos negativo, nos viene la dichosa sensación de que a los demás les va super bien. Consiguen todo lo que se proponen, sus vidas son casi perfectas: trabajo, pareja, tiempo para viajar y hacerse fotos chulas en las redes sociales,…

¿Qué pasa conmigo entonces?

Bueno, mira, seguro seguro, que no siempre estuviste mal. A lo largo de tu vida has tenido momentos agradables y felices.

Es más, precisamente si ahora estás leyendo esto es porque eres consciente de que te encuentras rodeado de pensamientos negativos, y si es así, es porque algún día no los tenías, ¿no?.

¡PRIMERA CONSULTA PSICOLÓGICA GRATIS! - SABER MÁS AQUÍ. ¿HABLAMOS?

De esta manera, y aunque no te guste que te diga que ahora estés más negativo o negativa que de costumbre, no significa que las cosas te vayan a ir mal en el futuro.

Entonces,… ¿cómo puedo cambiar mi manera de pensar?

Como te he dicho antes, a veces es normal verlo todo negro. Plantéate si siempre es así, si llevas tiempo (es decir, meses) pensando y comportándote de una manera pasiva ante la vida, o si en cambio es que estás pasando una mala racha y nada te sale como quieres.

Te comento esto porque en cada situación deberás comportarte de manera diferente. Por ejemplo:

Siempre soy negativo, desde que era pequeño / pequeña

Bueno, en este caso, seguramente ya hayas recurrido a algún profesional o psicólogo. Pero si no lo has hecho, y de verdad a lo largo de toda tu vida has sido una persona negativa, igual deberías ir para consultarlo y al menos tener la opinión de un psicólogo.

Es posible que tengas una forma de comportamiento muy ligada a tu personalidad que podrías trabajar para mejorar en tu calidad de vida, y la de los que te rodean.

Llevo tiempo siendo una persona negativa, quizás más de 6 meses

Si es tu caso, posiblemente se daba a algún acontecimiento traumático que ha desencadenado ese repertorio de pensamientos y sensaciones negativas que estás proyectando sobre el futuro, el mundo en general, y tus capacidades como persona.

Claro está, no siempre somos conscientes de ello. A veces comenzamos a estar tristes, estamos así unos meses, y no hemos reflexionado sobre la posible causa. Te invito a que lo hagas, el camino igual puede ser doloroso, pero con ayuda (preferiblemente), o sin ella, puede hacerte mejorar.

Últimamente creo que soy una persona negativa

Para para para,… ¡Stop! En esta sociedad donde todo va rápido, la publicidad nos inunda con mensajes machistas, consumistas, y de excesiva felicidad, nos castigamos constantemente diciéndonos que debemos estar felices, activos, y relucientes.

La tristeza está mal tratada, mal vista.

Casi no podemos estar tristes nunca ni permitirnos quedarnos en casa sin salir con amigos. ¿Que pasa? ¿Soy un bicho raro? Pues no, solo estoy triste, un día así lo tiene cualquiera.

Cuando estamos tristes, vemos que el resto de las personas son felices, y más tristes nos ponemos. Es más, nos preguntamos, ¿por qué estoy triste? Y como no podemos cambiar en cuestión de minutos, nos sentimos peor.

Es decir, estoy triste por que estoy triste. Y así más y más.

Por qué la tristeza engancha

Por norma general, los pensamientos negativos son pensamientos automáticos que aparecen en determinadas ocasiones, contextos o estímulos que desencadenan esos patrones de comportamiento.

La psicología conductista ( para que te hagas una idea) intenta buscar y analizar las variables que hacen que eso ocurra, en qué momento, y bajo qué circunstancias.

Cuando pensamos negativamente, justo antes de tomar una decisión o acontecimiento esperado donde creemos que finalmente saldrá mal, si sale mal, estaremos reforzando esa manera de pensar previa. Nos diremos a nosotros mismos: «¿Ves? Lo sabía. Sabía que saldría mal«.

Todos nuestros pensamientos y energía se concentraron en lo negativo que podría ocurrir, y como al final salió mal, ¡pues listo!, nos decimos: «yo tenía razón, así que, pensar de manera negativa está bien, porque al final es lo que yo pensaba que iba a ocurrir«.

Este fenómeno, también es conocido como efecto pigmalion o profecía autocumplida.

Cómo acabar con este círculo de pensamientos negativos

Las personas con creencias negativas tienden a reforzar sus pensamientos previos negativos si sale mal, pero si sale bien, creen que ha sido gracias al azar o la suerte, o encuentran cualquier otra justificación, menos pensar que se han equivocado.

Las personas positivas, hacen justamente lo contrario.

Las personas pesimistas suelen creer que «pensar de manera positiva no sirve para nada«. Si, y puede ser cierto, .. aunque no del todo. El pensamiento positivo, también tiene cosas positivas.

Por ejemplo, las personas negativas o pesimistas suelen ser muy exigentes con ellos mismos, de manera que pueden pensar que el pensamiento positivo no sirve para rendir más.

Vale, pero mientras pasa el tiempo, pensar de manera positiva nos aleja de los miedos del futuro que ahora mismo nos impide ser felices. Por tanto, igual si tiene una utilidad para ti, ¿no crees?

Liberarte de cierta tensión y estrés que generas al pensar de manera negativa, puede aportarte la energía que necesitas para avanzar y no quedarte en la inactividad.

Eso si, por mucho que leas artículos de este tipo, razones o algún amigo te explique que debes cambiar tu manera de pensar, de nada sirve si de verdad no sientes en tu interior que:

  • ¡Ya llegó el momento de dar un giro a mi vida!
  • ¡Ya está bien!
  • ¡Ha llegado el momento de cambiar!

Y ahora te toca a ti,… ¿algo que quieras decir?

¿Me ayudas a compartirlo?