¿Qué es la Percepción Emocional?

¿Qué es la Percepción Emocional? Descubre cómo influye en tus relaciones

En el último artículo sobre comunicación asertiva te expliqué la importancia de la asertividad en nuestras relaciones sociales. Ahora vamos a ver qué es la percepción emocional y cuál es la importancia que tiene en tu vida diaria.

Antes de continuar, estaría bien que tuvieras unas nociones previas sobre qué son las emociones y para qué sirven.

El Modelo de Mayer y Salovey de la Inteligencia Emocional

El concepto de percepción emocional es el primero de los cuatro módulos que componen la definición de inteligencia emocional según Mayer y Salovey, que, junto con Daniel Goleman, han sido los padres de este concepto tan de moda.

Aunque fue este último quien, a través de su libro Inteligencia Emocional, la dio a conocer al mundo consiguiendo ser un bestseller, la manera que tienen de abordar este concepto estos autores, varía en algunas cosas.

En este artículo nos vamos a centrar en el concepto propuesto por Mayer y Salovey, donde la inteligencia emocional se compone de cuatro módulos relacionados, que son:

  1. Percepción emocional
  2. Facilitación emocional del pensamiento
  3. Comprensión emocional
  4. Regulación emocional

¿Qué es la Percepción Emocional?

La capacidad de percibir emociones es el comienzo de una inteligencia emocional sana, ya que si no somos capaces de ser conscientes, o identificar nuestras emociones y la de los demás, tendremos problemas a la hora de interpretar qué sentimos o cuál es el estado emocional en que se encuentra la otra persona.

Las emociones, una vez percibidas e identificadas, deben ser expresadas y valoradas de manera apropiada para que no desencadenen emociones secundarias negativas en nosotros mismos, ya que estas son más complejas que las primarias.

Este módulo de la inteligencia emocional engloba el hecho de saber expresarlas adecuadamente, algo que mejora nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos. Este último aspecto favorece una autoestima sana, una perspectiva propia de nuestro comportamiento aceptada y alejada del conflicto personal.

¡PRIMERA CONSULTA PSICOLÓGICA GRATIS! - SABER MÁS AQUÍ. ¿HABLAMOS?

Cuatro claves que debes tener en cuenta de la Percepción Emocional

Las ventajas de una percepción emocional sana nos ayuda a identificar, discriminar y expresar estados emocionales que a lo largo de nuestra vida teníamos guardados y a los que hemos estado reaccionando pero que ya no nos sirven.

Trabajar la percepción emocional nos ayuda a:

  • Identificar emociones, sensaciones físicas (allá donde se manifiestan en nuestro cuerpo), sentimientos y pensamientos que han desencadenado esa emoción primaria, así como aquello que pensamos despues de sentir esa emoción.
  • Identificar emociones en las otras personas, así como algún estímulo que nos conduzca a su percepción en los demás. Este punto tiene especial importancia en una comunicación asertiva eficaz ya que no solo se trata de ser empáticos sino también de adelantarnos a lo que la otra persona pueda sentir.
  • A lo largo de nuestra evolución como ser humano, identificar ciertas emociones en los demás nos ha ayudado a sobrevivir ya que podíamos discernir cuando nos decían la verdad o por el contrario nos estaban mintiendo. Por otra parte, las personas que sabían identificar emociones y sentimientos en los demás, se mostraban más empáticas y cercanas, demostrando fidelidad y sinceridad sobre los miembros del grupo. 
  • Por último, otra de las ventajas que tiene una percepción emocional sana es la capacidad de expresar emociones de forma adecuada donde se intenta buscar la armonía y la comprensión, acercándonos a un mejor entendimiento con los demás y actuando acorde a lo que sentimos y pensamos sobre nosotros mismos o sobre un acontecimiento que puede resultar conflictivo.

Conclusión

La percepción emocional se convierte en la parte más importante de nuestra inteligencia emocional, precisamente porque si no sabemos qué son las emociones ni cuándo estamos experimentando alguna de ellas, no sabremos identificarlas, ni en nosotros ni en las personas que nos rodean.

¿Me ayudas a compartirlo?