¿Qué es el Liderazgo Transformacional?

¿Qué es el Liderazgo Transformacional?

¿Lide qué? Si si, liderazgo transformacional o cómo conseguir que a través de la creación de un equipo liderado por un profesional consiga que éste actue de manera conjunta para alcanzar objetivos de manera unida y eficiente.

El liderazgo transformacional está teniendo en empresas y organizaciones una relevancia tan importante o más como la que tuvo la inteligencia emocional a principios del siglo XX.

¿Quieres saber qué tipo de liderazgo es este y cómo puede beneficiar a tu equipo de trabajo? Vamos!

¿Qué significa ser líder?

Existen tres tipos de líderes por norma general, que son el líder autoritario, el líder liberal, y el líder democrático.

  • El líder autoritario o jerárquico presenta muchos problemas y sólo debemos recurrir a un libro de historia para darnos cuenta de que a la larga termina fracasando (aunque sigue funcionando en determinados contextos y situaciones).
  • El líder liberal actúa «dejando hacer» al equipo o grupo lo que, aunque puede favorecer la creatividad y la iniciativa, falta organización y objetivos definidos.
  • Por último, el líder democrático dirige, planifica, mantiene la cohesión grupal y permite un flujo de información botton-up de manera que cada individuo se siente partícipe de la dirección que toman y por consiguiente su percepción de valor aumenta, así como la cohesión e identidad. 

Los tres tipos de liderazgos intentan ser motivadores, ya que no hay otra manera de que avancen, y la manera demostrada más eficiente es la de hacer importante a cada individuo dentro del grupo. De esta manera podrá mejorar el rendimiento y la productividad individual haciendo a la organización más valiosa y fuerte. 

El líder motivador participa y hace partícipe a sus miembros como si de engranajes de una máquina engrasada fueran.

Un buen líder no oprime, no obliga, no tiene una actitud coercitiva ni evita dar explicaciones sobre las decisiones que toma. Un líder es un guía a seguir, un ejemplo de superación a imitar, tiene un comportamiento cercano, comprensivo, pero a la vez decidido, bien informado, seguro, y comprometido.

Por desgracia en España la mayoría de las empresas tienen jefes, no líderes.

¿Qué es el liderazgo transformacional?

James MacGregor Burns en su obra ‘ Leadership (1978) creó un precedente en el estudio del liderazgo en las organizaciones aportando dos conceptos, cada uno desde una perspectiva diferente pero complementarias.

El liderazgo transaccional, en el que los líderes centran su atención en la manera en que los miembros se relacionan con él.

El liderazgo transformacional, en el que los líderes se centran en las creencias, necesidades y valores de sus seguidores, consiguiendo un conocimiento profundo de sus motivaciones y expectativas.

Posteriormente, Bernard Bass creó la Teoría del Liderazgo Transformacional.

El líder transformacional pretende cambiar las creencias motivacionales de los individuos para llevarla al compromiso y unión. Para ello potencian los deseos de logros y autosuperación de los seguidores, al mismo tiempo que inspiran y se muestran comprensivos.

En el liderazgo transformacional existen cuatro componentes básicos:

Estimulación intelectual

El líder transformacional profundiza en las motivaciones de los miembros, investiga y analiza qué los mueve, para posteriormente usarlo como estímulo para que estos tengan una actitud proactiva, y valoren la inicitativa en la búsqueda de soluciones focalizando su atención en la dirección que interesa a la organización.

Consideración individualizada

Atender las necesidades individuales de los miembros y seguidores hace sentir a estos imprescindibles, únicos, vitales para el grupo. Los dota de valor y autenticidad. 

Un líder transformacional es cercano y escucha las necesidades que tiene cada individuo y, si es preciso, también busca soluciones. Estas situaciones crea una imagen del líder competitivo, solucionador y optimista, algo que influye en la imagen que cada miembro tiene de sí mismo y motivándose en mejorarla, convirtiéndolos en autónomos y con afán de superación personal.

Influencia idealizada

Es importante que este tipo de líderes se ganen el respecto, generen confianza y seguridad, y estén idealizados, pero siempre desde el ejemplo.

Un error muy común en las empresas es contratar a una persona con un gran curriculum, depositar expectativas entre sus trabajadores, y finalmente encontrarnos con alguien académicamente formado, pero con dificultades en habilidades sociales y comunicativas, inteligencia emocional, control de estrés, y otras tantas habilidades que ni en la universidad ni en los másteres te dicen.

Inspiración y motivación

Los líderes transformacionales saben generar deseos, ideas y motivaciones que van en la dirección, no sólo de la organización, sino del interés de cada miembro, que coincide con el interés grupal. 

Comparten su visión futura, sus ideas de éxito, y sus habilidades para salir adelante en situaciones difíciles.

10 Habilidades que caracterizan un buen líder

La Comunicación asertiva

No hay personas sin comunicación, y no hay equipo sin comunicación asertiva.

Dirigir es hablar y escuchar. La actitud asertiva de un líder es de vital importancia, elegir las palabras, la entonación y el momento de dar opiniones, órdenes, o simplemente ser empático.

Escucha activa

La escucha activa consiste en prestar atención a la persona que nos habla, atendiendo sus necesidades e identificando el estado emocional en que se puede encontrar en ese momento. 

No solo el mensaje es importante, sino cómo nos lo dice. Esto ayuda al líder a entender el problema y anticiparse a tiempo. 

Persuación

El líder transformacional da ejemplos más que órdenes, y para ello los convence de que el compromiso es bueno para ellos y para todos.

Usan el pensamiento crítico

Cuestionarse situaciones y problemas dota al grupo de mayor flexibilidad ante situaciones inesperadas o de crisis. Para ello, fomentar el pensamiento crítico de los miembros es fomentar también la creatividad y la adaptación competitiva.

Delegar trabajo

Una parte fundamental es la delegación de responsabilidades en miembros específicamente capacitados para ello. No solo libera al líder de esa carga, sino que fortalece confianzas y lazos vitales para la cohesión del grupo.

Organización

No siempre es fácil tener una mente clara y fría capaz de ver más allá del estrés y los problemas diarios en una empresa.

Mantener la calma y saber organizar tareas y objetivos evita la saturación y hace que el trabajo sea eficiente.

Asumir la responsabilidad

El líder de un equipo es la persona responsable de cuanto sucede en él. Si delegas una responsabilidad y sale mal, atañe al líder no al miembro delegado.

Por otra parte, hay que diferenciar entre responsabilidad y culpa. Ésta última tiene una carga negativa que impide una visión de futuro integradora, de crecimiento y de análisis.

Perseverar y reflexionar

Por muy difíciles que se pongan las cosas, hay que mantener la calma, seguir con los planes pero al mismo tiempo dedicar un tiempo a la reflexión y la autocrítica, así como a la capacidad de correción. Pero nunca tirar la toalla.

Adaptarse al cambio

Los mercados cambian constantemente de manera que un líder empresarial no es buen líder si no es capaz de adaptarse en situaciones críticas.

Algunos tienden a «apegarse» a sus estrategias, delegados, etcétera, sufriendo el coste de oportunidad que supone no rectificar o moldear sus iniciativas.

La adaptación en general capacita al líder como nodo a la hora de manejar crisis de la empresa u organización.

Construir relaciones

Construir y mantener relaciones entre los miembros del grupo, así como con los superiores y otros profesionales del mismo sector, garantiza fortalezas y flujo de información tan importante en el mundo de las organizaciones.

Ayudar para ser ayudados en el futuro.

 

¿Me ayudas a compartirlo?