¿Qué es y cómo mejorar la Comunicación Asertiva?

¿Qué es y cómo mejorar la Comunicación Asertiva?

Cuando intentamos comunicarnos con alguien no siempre sale como queremos. Las personas que consiguen lo que quieren de manera amable pero firme, manteniendo sus intereses y respetando los de la otra persona, son consideradas personas con asertividad, pero entonces, ¿qué significa comunicarse de manera asertiva?

Una comunicación transparente y firme a la vez

Cuando expresamos ideas u opiniones, muchas veces no sabemos si nos han entendido bien, si hemos usados las palabras correctas o si hemos comunicado mediante gestos apropiados lo que realmente queríamos decir, y lo mismo nos pasa a nosotros cuando alguien nos dirige la palabra.

Entre un pensamiento y la forma en que tenemos de expresarlo, hay un abismo.

Sabemos que una comunicación eficaz nos convierte en personas de éxito profesional y personal.

Todos sabemos la importancia que tienen en nuestra calidad de vida y bienestar el llevarnos y entendernos bien con las personas que nos rodean, ya sea compañeros del trabajo o con tu pareja, sobre todo a la hora de actuar y decir aquello que está en consonancia con lo que queremos, pensamos y sentimos.

De la misma forma, cuando respondemos a peticiones o demandas que nos hace otra persona, elegir las palabras, el tono y el momento adecuados es más difícil de lo que parece.

Así que, ¿qué es finalmente la comunicación asertiva?

La comunicación asertiva consiste en transmitir tus intereses de manera cordial, usando palabras adecuadas que transmitan tus intenciones, siendo sinceros y al mismo tiempo respetando también el interés de la otra persona. Es una comunicación que favorece el entendimiento, no basta con expresar lo que tú quieres, ni tampoco con ser sumiso.

A través de las técnicas de comunicación asertivas podemos mejorar nuestras relaciones sociales, personales y laborales, y por consiguiente mejorar nuestra autoestima y nuestra felicidad.

¡PRIMERA CONSULTA PSICOLÓGICA GRATIS! - SABER MÁS AQUÍ. ¿HABLAMOS?

Todo el tiempo estamos comunicándonos con otras personas, ya sea para establecer relaciones, para dar nuestra opinión o para pedir ayuda.

En la comunicación asertiva hay un emisor, un receptor, y un mensaje, pero además, después de decir lo que queríamos, debemos escuchar de manera empática para saber si la otra persona lo ha entendido como queremos.

Nos comunicamos en el trabajo, con la pareja y entre amigos y aunque por norma general somos asertivos, en circunstancias críticas donde nos demandan algo o simplemente lo hacemos nosotros, no sabemos tener una actitud de asertividad.

Por ello, transmitir un mensaje de manera agresiva sin importarnos lo que la otra persona tiene que decir no forma parte de una comunicación asertiva.

Puedes o no estar de acuerdo en su argumento, pero escuchar es una parte fundamental de la comunicación.

¿Qué ocurre cuando nos sentimos vulnerables o inseguros frente a una persona?

La reacción más común dentro del patrón de comportamientos básicos de una persona con falta de asertividad son la sumisión, manipulación y también la agresividad, dependiendo esta de la personalidad, autoestima y experiencia.

Estas formas de comportamientos han sido aprendidas a lo largo de la vida de cada individuo y en determinadas circunstancias las hemos adquiridos con la finalidad de adaptarnos a alguna situación. Pero eso no significa que esa sea la manera correcta.

«Desaprender» estos comportamientos, previo autoconocimiento de los mismos, nos acerca a una mejor calidad de vida y a un cambio en nuestro entorno atrayendo bienestar y «energía positiva».

Curiosamente, muchos de los cambios positivos en la vida de una persona comienzan en su interior, cambiando ellos algún aspecto de su comportamiento.

Existen 7 técnicas básicas para ser asertivos (saber más sobre estas técnicas):

  1. Disco rayado
  2. El uso del «pero»
  3. Información mútua
  4. Aserción negativa
  5. Interrogación negativa
  6. Repetir lo que siente la otra persona
  7. Parafrasear

Cuatro tipos de comunicación entre iguales

Las diferentes respuestas de una persona ante un conflicto o discusión, así como tras una demanda por parte de uno de ellos son:

  • Agresión directa: estas personas suelen presentar una actitud autoritaria, demasiado directa, incluso llegar a ser arrogantes. De manera que no miden sus palabras y se muestran fríos y distantes.
  • Agresión Indirecta: este comportamiento destaca por ser sarcástico, manipulador, y demasiado irónico. Es una forma discreta de defensa y no aceptación de una opinión, crítica o demanda.
  • Sumisión: las personas que tienen un comportamiento de sumisión se muestran indecisos, pasivos y suelen pedir disculpas constantemente por cada acción que realizan.
  • Asertividad: las personas que se muestran asertivas suelen mostrar honestidad, firmeza, sinceridad y asumir la responsabilidad de sus actos y opiniones. También aceptan y corrigen cualquier comportamiento que han considerado erróneo, pidiendo perdón y buscando soluciones más apropiadas.

Las personas asertivas muestran su opinión respetando a los demás, se muestran abiertas a dialogar y expresan sus ideas, tanto negativas como positivas, escogiendo las palabras adecuadas para no dañar a la otra persona.

>>> Te interesa: Averigua si eres una persona asertiva

¿Qué caracteriza una comunicación asertiva eficaz?

Algunos comportamientos que nos indican que estamos teniendo una comunicación asertiva son:

  • Muchas personas, cuando escuchan lo que la otra tiene que decir, hacen gestos con la cara, las manos, o el cuerpo en general cuando no están de acuerdo con el contenido o argumento. Esto es importante controlarlo, resulta agresivo y despreocupado.
  • El lenguaje corporal y la comunicación no verbal en general debe estar dirigida a la otra persona, manteniendo una postura cordial y cercana. Abierta al diálogo.
  • Mirar a los ojos de manera que muestre interés sobre lo que tenemos que decir. La preocupación por lo que nos dice la otra persona genera confianza, muy importante para establecer lazos de entendimiento.
  • La prosodia, o musicalidad y tono de nuestra voz y frases, puede malinterpretarse como irónico o amenazante.
  • Por último, dejar hablar y escuchar atentamente para luego dar nuestra opinión al respecto. HAy una frase de Antonio Machado que dice:

Para dialogar, preguntad primero, luego… escuchad.

¿Cómo mejorar la comunicación asertividad?

Aunque no lo creas, hay métodos y técnicas de asertividad que te ayudarán a comunicar tus ideas y emociones de una manera eficaz.

El lenguaje corporal y la PNL

La PNL (psiconeurolinguística), por ejemplo, son un conjunto de técnicas muy usadas para desarrollar tus capacidades en varios terrenos, ya sea en el deporte, en la oficina, o en tu vida diaria.

El uso de un lenguaje corporal a la hora de comunicarnos asertivamente puede potenciar nuestras habilidades comunicativas y aclarar el mensaje que queremos transmitir.

La mirada, la postura del cuerpo, la entonación, y el uso mesurado del movimiento de las manos, puede ayudarnos a expresar aquello que queremos de una manera cordial y honesta.

El mensaje y la forma a la hora de comunicarnos

El mensaje y la forma con la que nos comunicamos, por ejemplo, son muy importantes para la resolución de conflictos, para evitarlos, y para un buen entendimiento.

Más importante, a mi juicio, es la forma en el mensaje, más que el contenido del mismo. Ya que podemos decir los mismo con diferente tonalidad, y te aseguro que lo que la otra persona perciba será totalmente distinto.

No estaremos poniéndonos las cosas fáciles si con nuestra primera actuación usamos unas palabras demasiado directas o inoportunas, pensando sólo en nuestro beneficio o interés sin indicar que nos preocupa o entendemos a la otra persona.

Del mismo modo, la forma con la que comunicamos el mensaje rara vez debe tener una actitud agresiva.

Conseguiremos rápidamente un rechazo por la otra parte.

La escucha empática

La empatía aquí modela nuestra forma habitual de comportarnos para adaptarnos a la persona con la que queremos relacionarnos.

Es decir, antes de comenzar a exponer nuestras ideas, enfados, o razones, deberíamos observar a la otra persona para elegir el tono de voz y las palabras adecuadas, así como elegir bien la gesticulación de las manos y la postura del cuerpo para no despertar una actitud defensiva en el otro, afín de evitar una confrontación.

Es decir, debes adaptar la naturaleza del mensaje al contexto y al receptor o interlocutor que tienes delante.

Veamos un ejemplo.

El nivel cultural de la otra persona puede influir en cómo entenderá lo que queremos decirle. Es decir, no seremos asertivos si usamos palabras demasiado cultas con alguien que no las maneja habitualmente. Eso podría hacerle pensar que somos arrogante, lo que creará distancia entre los dos y nuestro receptor creerá que no vamos a entender nada de lo que le ocurre.

Tampoco estaríamos siendo asertivos si pretendemos anteponer nuestros intereses antes incluso de haber escuchado qué es lo que tiene que decirnos, y más importante aún, cómo se siente.

La empatía en la comunicación no es sólo ponernos en lugar del otro, intentar comprenderlo o sentir su tristeza o felicidad, es además imaginarte que tu eres esa persona para saber cómo te gustaría que te dijeran algo que, apriori, puede hacerte enfadar.

La autoestima

La autoestima y la asertividad están estrechamente relacionadas.

Ambos conceptos afectan en la amistad y las relaciones interpersonales y profesionales. Tener una asertividad sana nos aporta felicidad y éxito en nuestras metas. La visión que tenemos de nosotros mismos y lo que esperamos que consigamos, afectan en los resultados.

Para ello uso una palabra mágica que me recuerda qué es la autoestima y cómo usarla en mi día a día.

¿Como influye en tu vida una comunicación asertiva eficaz?

La influencia de la asertividad en nuestras vidas queda patente en una mejoría de nuestra calidad de vida.

Las personas asertivas suelen tener:

  • mejores relaciones con los demás,
  • más amigos y vida social de calidad,
  • cuando cometen errores suelen sentirse comprendidos ellos mismos y se respetan,
  • aceptan que las personas pueden cometer fallos,
  • suelen controlar más sus impulsos,
  • tienen más estabilidad mental y emocional, y por consiguiente tienen un menor estrés en su día a día.

¿Te consideras una persona asertiva?

¿Me ayudas a compartirlo?